lunes, 21 de julio de 2014

No permitas que tus malos hábitos te alejen de la vida de tus sueños




  
Imagen cortesía de bplanet / Freedigitalphotos
 Todos tenemos nuestras costumbres y nuestros hábitos, pero no todos tienen la misma función: algunos nos ayudan a avanzar en nuestros proyectos y alcanzar nuestros sueños y otros nos mantienen alejadas de nuestras metas.

Un hábito, sea bueno o sea malo, es un comportamiento adquirido, algo que a base de ir repitiendo varias veces hemos llegado a automatizar, convirtiéndose en algo que se hace sin pensar.

Esta automatización tiene su parte positiva, supone un ahorro de energía y nos permiten enfocarnos en otras actividades que requieren nuestra atención; pero también los malos hábitos pueden instaurarse en el nivel de la inconsciencia y perjudicarnos seriamente.


  • Para algunas personas puede ser la necesidad de fumar o tomar una copa en determinadas situaciones sociales.
  • Para otros acudir rutinariamente a la nevera para ver qué hay.
  • Tal vez la costumbre de morderse las uñas.
  • La tendencia a realizar compras compulsivas.
  • La propensión a chequear la bandeja de entrada o las notificaciones de facebook constantemente.
  • Etc.

 Tal vez reconozcas alguno de estos hábitos como propio, y seguro que si te paras a pensar en ello verás que no son conductas que te aporten ningún beneficio a largo plazo.



La función de los malos hábitos
 
Son muchas las actividades rutinarias que se instauran en nuestra vida y que cumplen una función, incluso los malos hábitos tienen una razón de ser, y es que nos sirven para saciar una necesidad… pero… ¿una necesidad de qué?

Déjame que te cuente algo.

La mayoría de esos malos hábitos están relacionados con nuestra incapacidad para manejar el estrés y el aburrimiento de forma eficaz. 
 
Como lo oyes.

Muchos de esos hábitos aparecieron en algún momento como un mecanismo de defensa que te permitía evitar hacer frente a ciertas situaciones que te resultaban incómodas por el motivo que fuese.

Y ese algo, que originalmente era una excusa, acabó convirtiéndose en una costumbre que ya tienes completamente interiorizada.

Todos los hábitos tienen un desencadenante, hay momentos en los que se nos hace cuesta arribar enfocarnos en un proyecto, quizás tenemos miedo a que algo salga mal, quizás nos sentimos inseguras, o simplemente estamos evitando salir de nuestra zona de confort

En esas situaciones, consultar tu móvil para ver si tienes algún mensaje o ponerte a buscar inspiración en Pinterest para decorar el dormitorio de los niños, puede ayudarte a relajar esa tensión, ¿verdad?

Este tipo de acciones te ayudan a calmar tu malestar pero no están realmente relacionadas con aquello que te incomoda, sólo son una distracción, algo que sin darte cuenta te aleja de tus verdaderos objetivos.

 


¿Por qué mantenemos esos malos hábitos?


Lo primero que debes tener en cuenta es que se trata de conductas o pensamientos automáticos que llevamos a cabo sin pensar en por qué lo estamos haciendo; es algo que llevamos haciendo tanto tiempo que salen solas.

Y nos cuesta romper con ellos porque nos hacen sentir mejor de forma inmediata  (una se siente muy bien cotilleando por internet en lugar de hacer frente a las montañas de ropa sucia, ¿o no? ;-) )
 Sea lo que sea, es algo que tú experimentas como un beneficio, algo que te recompensa a muy corto plazo y que te hace perder de vista las consecuencias a largo plazo.

  
Instaurar hábitos sanos y productivos

Imagínate qué cambios experimentarías si, cada vez que te sintieras aburrida y desmotivada, en lugar de acudir a tu nevera para picotear cualquier cosa, salieras a correr un rato.

O qué efectos tendría en tu economía doméstica el manejar conscientemente el flujo de dinero y destinarlo a comprar lo que realmente necesitas.

¿Y si pudieras focalizar tu atención en un proyecto en lugar de dispersar tu atención con cualquier cosa que llamase tu atención?

¿Cómo sería tu vida entonces?



¡Quiero eliminar mis malos hábitos!


Romper con los malos hábitos no sólo es posible, también es necesario para alcanzar tus metas, pero debes saber que no va a ser algo rápido. 

Tanto aquello que pone en marcha la conducta como la recompensa que obtienes operan a nivel inconsciente y se dan de forma automática, así que para eliminar algunos hábitos, o sustituirlos por otros, vas a tener que romper esa cadena de forma consciente.

Para cambiar ese patrón será necesario que empieces a hacer cosas diferentes a las que vienes haciendo, porque si sigues como hasta ahora, vas a seguir perpetuando esas malas rutinas que te perjudican.

En el próximo artículo voy a hablarte de un sencillo sistema de pasos para eliminar de tu vida esos malos hábitos que surgen fruto del estrés y el aburrimiento y boicotean tus proyectos.


Neus Virgili
ExplorandoLaMaternidad.com

NACHOS DE POLLO

Personalmente me gusta la comida mejicana, a decir verdad...me chifla! :D
Encuentro que estos nachos son una tapa riquísima para abrir boca en una comida o para merienda salada. Yo los hago a menudo.
Sólo se tarda unos 30-40 minutos en preparar esto desde principio a fin.
Utiliza tus totopos y tu salsa favoritos. Házlo tuyo. Creo que te va a gustar. 



Ingredientes;

1 bote de salsa para pasta
2/3 de crema agria o yogur natural
2 bolsas de tortillas chips grandes (doritos)
2 pechugas de pollo
2 tazas de queso cheddar o amarillo rallado o desmenuzado

Preparación;

En un tazón mediano combina la salsa para pasta y la crema agria.
Esparce las tortillas o doritos sobre una placa para hornear, cubre con una capa de salsa, luego pollo, y al final queso.
Metelo al horno o grill a 200°C (400°F) hasta que el queso se derrita.
Sirvelo caliente.

Más inspiración para fiestas en   www.lavidaenrosapastel.com

jueves, 10 de julio de 2014

Aceites esenciales

foto VIA


La experiencia con el uso de aceites esenciales y diferentes esencias, primero en el cuidado de mi salud y después en el de mi familia, me ha llevado a tener siempre mis consentidos, una especie de botiquín que no me puede faltar en casa.

Los tengo en miniaturas, cremas, tamaño normal y aerosol para lo que se pueda ofrecer, pero siempre son los básicos que quiero compartirte hoy.

Tomillo.- es excelente para usar como antiviral, fluidifica el catarro y además es antimicotico


Tea tree, era usado como antibiótico en la Primera Guerra Mundial, puede ser usado en heridas abiertas o quemaduras. Es súper útil para tratar los piquetes de insectos y no cuando hay adolescentes en casa es muy bueno calmando el acné.


Óleo herbal:
Es una combinación de más de 30 hierbas, el que yo uso es de 37
Te ayuda con cualquier tipo de dolor, desde una migraña hasta un cólico menstrual o dolor de ciática

Melissa o manzanilla: son lo mejor para problemas estomacales, de los nervios y para calmar bebés además de los brazos de mamá.

Anti estrés: es una mezcla que se ha vuelto común para combatir las presiones del día a día. Es genial cuando regresas del trabajo para relajarte, también para combatir migrañas muy fuertes.

Enebro: cuando los niños se golpean fuerte un poco de enebro es lo mejor para los desinflamar, también para pies o piernas cansados. Combate dolores reumáticos o de crecimiento al mezclar con el óleo de hierbas

Lavanda: es muy útil para calmar  ideal para masajes relaja tes ya sea en bebés, niños o adultos. Ayuda a combatir la depresión y la falta de sueño. También puede dar resultados contra resfriados leves y alergias.

martes, 8 de julio de 2014

3 pasos para un plan de mejora en tu negocio básico.

Muchas personas tiemblan ante la sola idea de tener que crear un plan de negocios, les crea tanta ansiedad imaginarse con un montón de hojas, datos, etc, que lo van dejando y dejando, y al final llevan su negocio a salto de mata, y claro, muy pocas veces funciona como desean.

Hoy te traigo una forma muy sencilla para que en un solo folio puedas preparar un plan de negocio básico que impulse tu emprendimiento hacia arriba y te ayude a lograr tus objetivos.



Es un plan muy básico, que solo tiene tres pasos:

  1. Coge una hoja de papel y boli para preparar el plan de negocios donde vas a apuntar lo que vas a lograr, las mejoras que necesitas implementar, y lo que vas a hacer para ello.
  2. Divide la hoja en tres secciones: resultados, acciones recurrentes, mejoras.
    • Resultados”. En esta sección has de identificar lo que vas a medir. Pueden ser los ingresos, el número de suscriptores, los clientes o cualquier otro número que cuantifique los resultados que deseas alcanzar. Es importante tener claras las cifras y los objetivos para poder crear los planes de trabajo y las estrategias que conduzcan a ello.
    • Acciones recurrentes”. En esta sección has de escribir las acciones que vas a llevar a cabo de forma regular regular , como si de un hábito se tratara, para alcanzar tus metas. Es importante asegurarte de que tus acciones recurrentes son claras, específicas y procesables. Por ejemplo, " Escribiré a mis mejores clientes" no es bastante específico, sin embargo  "Escribiré a dos clientes cada día" sí lo es. “Aumentaré mi presencia en Twitter” no es bastante específico, “Cada día publicaré tres veces, retuitearé al menos a tres, le daré favorito a tres y responderé a tres” sí lo es. ¿Verdad que me entiendes?
    • Mejoras”. En esta sección podrás identificar los proyectos que deseas completar para alcanzar tus metas. Estas no son las acciones recurrentes en curso, sino que son proyectos únicos que cuando estén terminados mejorarán tu negocio. Por ejemplo, crear un nuevo servicio, cambiar algo de tu web, aprender X, etc.
  3. Comprométete a revisar tu plan semanalmente y a usarlo como guía para decidir como organizas tu tiempo y tus acciones, y para tomar decisiones enfocadas hacia tus metas.

Como ves es un documento sencillo, que en un rato corto tendrás hecho, pero te va a resultar de mucha ayuda para mantenerte enfocada en tus logros. 

Pruébalo y cuéntame tus resultados.
 
Azucena Caballero