lunes, 22 de septiembre de 2014

6 Motivos por los que vale la pena empezar a madrugar





¿Eres de esas personas que programa la alarma del despertador media hora antes de lo necesario porque NECESITAS darle al “snooze" o "posponer alarma” varias veces antes de decidirte a levantarte por fin?

¿Y qué sucede cuando finalmente lo haces?

La mayoría de las veces puede ser que te des cuenta que le diste demasiadas veces y que ya “vas tarde” para todo lo que tenías que hacer.

Empiezan las prisas



 Imagen cortesía de photostock / FreeDigitalPhotos.net



Hay quién relaciona el éxito personal con el hábito de despertarse temprano, sea cierto o no, la verdad es que adquirir este hábito puede beneficiarte de muchas formas:



1. Un desayuno saludable


Seguro que sabes que el desayuno es la comida más importante del día… ¿pero cuántas veces te lo saltas?

Cuando vamos a la carrera puede ser que fácilmente optemos por comer alimentos poco saludables o directamente dejemos caer de nuestra lista de actividades nuestro propio desayuno.

Convertirte en una persona madrugadora puede repercutir en tu salud al tener la oportunidad de disfrutar de un desayuno saludable y sin prisas.

Además, el desayuno aporta el combustible necesario después de una noche de ayuno e incide en tu rendimiento para el resto del día.

Y si nada de esto te convence, quizás te interesará saber que se ha demostrado que las personas que desayunan tienden a ser más delgadas que las que no lo hacen ;-) .


2. Cuidando de ti


Las personas que trasnochan y se acuestan tarde tienen más problemas para incluir en su planificación diaria un espacio reservado para hacer ejercicio o cuidar de sí mismas.

Levantándote antes podrás dedicar este tiempo a realizar alguna lectura que tengas pendiente o una rutina de ejercicios que te harán sentir enérgica y motivada el resto del día.



3. Menos estrés, menos olvidos


En lugar de levantarte y empezar a correr para prepararte y poner a punto todos los miembros de tu familia, puedes tener un inicio del día mucho más agradable.

Levantarte temprano te proporciona el tiempo para moverte lentamente, actuar sin prisas, apreciando la oportunidad de vivir un nuevo día.

Iniciar tus mañanas a la carrera puede ser muy estresante, y un nivel elevado de estrés siempre juega en nuestra contra: más olvidos, menos paciencia, menos atención a los detalles que realmente importan, etc.



4. Tiempo sin interrupciones


Madrugar te da pie a tener un día más productivo

Cuando la mitad del mundo sigue durmiendo puedes lograr mucho más con la rutina de la mañana.

Si decides dedicar este tiempo “extra” a trabajar, descubrirás que puedes hacer muchas más cosas en el mismo tiempo que en cualquier otro momento del día debido a que dejarás de lado la mayoría de las interrupciones.

Sin nadie a tu alrededor, sin niños reclamándote a cada momento, llamadas comerciales interrumpiendo tu flujo de trabajo y disfrutando del ambiente silencioso propio de estas horas podrás avanzar mucho más que en cualquier otro momento del día.



5. Vida familiar más satisfactoria


Saber que ya has realizado las tareas clave a primera hora de la mañana te va a permitir afrontar el día de mucho mejor humor.

A medida que el día avanza sin que hayas realizado ninguna de las tareas que te habías propuesto, la desagradable sensación de no tener tiempo para nada se va incrementando y como el día se complique, empezarás a renegar incluso de la presencia de tus hijos al ver que las posibilidades de conseguir lo que te habías propuesto empiezan a esfumarse.

Realizar todas esas tareas clave a primera hora de la mañana te va a permitir pasar el día disfrutando de tus hijos de mejor humor y con mayor dedicación.



6. Preparar tu día con antelación



Seguro que tienes grandes metas y te has propuesto lograr muchas cosas en tu vida, pero para conseguirlo no basta con soñar a lo grande, también necesitas elaborar un plan de acción que te lleve hacia tus objetivos.

Una buena planificación incluye tareas y sub-tareas que deberás distribuir y organizar en función de su importancia, impacto y dificultad.

Dedicar los primeros 15-20 minutos del día a planear qué vas a hacer durante el día y decidir cuál es el orden más apropiado para conseguir los mejores resultados puede tener un gran impacto en tus resultados a largo plazo.




Estos son sólo algunos de los beneficios que podrás experimentar al empezar a madrugar.

Si crees que necesitas más motivación e inspiración, trata de poner tu despertador una o dos horas antes durante  un par de semanas y párate a reflexionar sobre cómo te sienta.

Despertar temprano no es algo que funcione para todo el mundo, pero puede ser justo lo que necesitas para ser más eficaz en todo lo que ya haces.

En mi próximo artículo voy a contarte algunas estrategias que te ayudarán a implementar el hábito de levantarte más temprano y sacar más rendimiento de tu día.





Neus Virgili
Maternidad a Tiempo Completo, Gestión del Tiempo y Desarrollo Personal



martes, 9 de septiembre de 2014

5 consejos para generar más ingresos en tu negocio online.


Cuando somos mamás y además tenemos nuestro propio negocio online, necesitamos optimizar nuestro tiempo y productividad paragenerar más ingresossin tener que estar ocupando muchas horas diarias. 
Quiero ofrecerte 5 consejos sencillos que te van a ayudar a generar más ingresos sin que tengas que complicarte mucho y que las puedas aplicar inmediatamente para que notes esa subida en tus beneficios ya, este mismo mes.

Pincha aquí, y llegarás al artículo completo en "Consejos de mamá" en about.com, donde te detallo cada uno de los consejos y porqué te los doy.

Azucena Caballero

lunes, 8 de septiembre de 2014

Cómo acabar con las montañas de papeleo que invaden tu escritorio




A veces cuesta una eternidad conseguir llegar hasta nuestra mesa de trabajo.   

Puede que los peques estén teniendo un día difícil y estén muy demandantes, o que hayas tardado más de lo esperado en hacer la compra de la semana…  Sea por el motivo que sea cada vez te encuentras con menos tiempo para dedicarte a trabajar.

Por fin llegas a tu escritorio y ¡oh, sorpresa! En lugar de una superficie de trabajo parece un almacén de papeles, notas y correspondencia.

¿Qué ocurre si en lugar de encontrarte con un escritorio ordenado listo para ponerte en marcha tienes que quitar primero de en medio montones de papeles acumulándose aquí y allá?


Imagen cortesía de Gualberto107/ FreeDigitalPhotos.net
La mayoría de las personas no se sienten cómodas trabajando en espacios de trabajo desorganizados, así que lo más normal es que necesites ordenar un poco tu escritorio antes de centrarte en lo que realmente ibas a hacer.

Este tipo de distracciones afectan a nuestra productividad y nos hacen sentir incómodas, aumentando nuestro malestar y nuestra insatisfacción.


Pero la buena noticia es que con pequeñas pautas de organización podemos reconducir la situación y el papeleo, rápidamente.
 

Por norma general suele haber 3 cosas que puedes hacer con cualquier papel que encuentres en tu casa:


Tirar o reciclar


Folletos de propaganda que no nos interesan, cupones de descuento que ya caducaron, notas o recordatorios que ya vencieron…  No deberías tener problemas a la hora de descartar todo este tipo de papeleo obsoleto.


Conservar 


Habrá papeles que necesites guardar por motivos legales, información relativa a garantías de electrodomésticos, seguros médicos… 

Necesitas tener un espacio asignado para este tipo de documentos: un archivador con separadores para toda la información fiscal, almacenar las garantías junto al manual de uso del aparato, etc.

Es importante que tengas claro que los documentos que acaben archivados no deben cumplir la misma función que si los que has tirado a la basura, debe existir una diferencia real entre una cosa y la otra.  

Guardar las cosas para no volver a acordarte nunca más de ellas no tiene sentido.

Aunque soy de esas personas a las que les gusta TOCAR y sentir las cosas en sus manos, una muy buena opción para liberar espacio físico sería escanear toda esa documentación y almacenarla en un soporte digital.  

Dentro de esta categoría también puedes incluir todo el material de consulta que desees conservar para más adelante, por ejemplo.

Pero ojo con considerar que todo merece ser conservado, estás intentando hacer una limpieza productiva, no simplemente mover las cosas de lugar.  

Antes de buscar un sitio para guardarlo, pregúntate qué pasaría si no volvieras a encontrarlo nunca más… ¿absolutamente nada? Entonces su lugar no es un archivo sino la papelera.

Tomar acción 


Algunos documentos necesitarán que tomes una decisión o des algún paso más.  

Facturas que hay que pagar, recordatorios de cosas que tienes que hacer o comprar; formularios de inscripción a medio rellenar; una invitación que necesitas confirmar,  ideas que anotaste al vuelo para un próximo proyecto… 

Para todas aquellas cosas en las que sea necesario dar una respuesta, deberás determinar su urgencia y su importancia antes de establecer una prioridad y marcarte una fecha para tomar acción.

Si no prestas atención a todo lo que acaba encima de tu escritorio, es posible que acabes considerando que todo es igual de importante.

En lugar de atacar las cosas en función del momento en el que te llaman la atención, puedes plantearte lo siguiente:


  •  ¿Qué importancia tiene esta tarea en relación con todo lo demás que también tienes que hacer?
  • ¿Podría encargarse otra persona de esto con las indicaciones apropiadas?

En tu mesa de trabajo sólo deben quedar lo que utilices a diario, el resto de cosas deben tener un lugar asignado y cada cosa debe estar en su lugar.

Así será mucho más fácil todo, incluso sacar el polvo.

Si no puedes gestionar todo el papeleo de forma inmediata, puede resultarte útil disponer de una bandeja o una caja en la que colocar todos los documentos que lleguen a tu mesa de trabajo, para tenerlos localizables hasta que puedas clasificarlos correctamente.

Estas simples rutinas te ayudarán a reducir drásticamente las distracciones visuales, evitar colapsos mentales innecesarios y mantener al día toda la documentación. 



Neus Virgili
Maternidad a Tiempo Completo, Gestión del Tiempo y Desarrollo Personal


viernes, 22 de agosto de 2014

3 mitos sobre cómo puede afectarte la ley de protección de datos en tu emprendimiento online

3 mitos sobre cómo puede afectarte la ley de protección de datos en tu emprendimiento online
Si tienes un blog o web con enfoque de negocio este artículo te interesa, sobre todo si lo desarrollas en España o tienes relaciones con este país, ya que tenemos unas de las leyes más restrictivas a nivel mundial en cuanto a protección de datos se refiere, por lo que si dedicas un tiempo mínimo a conocerlas bien estarás reflejando un buen hacer que generará confianza  entre tus potenciales clientes. Merece la pena, ¿no?
La información en este campo es ciertamente escasa, confusa y resulta bastante difícil de entender. De vez en cuando leemos noticias sobre las sanciones que impone la Agencia Española de Protección de Datos por cometer determinados incumplimientos de la ley, pero, ¿de verdad nos afecta a nosotros, pequeños emprendedores que quizá apenas estemos empezando? Lo importante es detenerse un tiempo a pensar y no creer a pies juntillas cualquier cosa que nos cuenten.


Imagen cortesía de Freedigitalphotos.com

Aquí te muestro algunas leyendas urbanas que pueden confundirnos y que es mejor aclarar:
1.     “Si no vendo nada o apenas escribo un blog no tengo obligaciones”.  Esto es lo que más puede hacernos equivocar cuando empezamos.  Puede que escribas un blog sobre una de tus pasiones, sea sólo una afición, pero siempre suele haber algún sueño detrás relacionado con que algún día pueda ser tu plataforma de lanzamiento para empezar a hacer negocios a través de la red. Si tienes este enfoque querrás tener una audiencia fiel, gente que según va leyendo tus artículos te va conociendo y conectando contigo. Lo más probable es que añadas en tu blog un “cajetín de suscripción” para que tus seguidores no se pierdan ningún artículo y tú puedas mantener contacto con ellos. En el momento que comienzas a recopilar nombres y direcciones de email estás tratando datos personales, y por tanto, debes dar de alta estos ficheros en la Agencia de Protección de Datos y comprometerte con hacer un buen uso de ellos.

2.      “Si tengo mi hosting contratado con una empresa de EEUU, entonces no me afecta la ley de protección de datos española, por lo que puedo estar tranquilo”.  Esto no es cierto, las empresas o emprendedores que desarrollen su actividad en España han de cumplir la LOPD, (Ley Orgánica de Protección de Datos Personales), independientemente de dónde tengan alojada su web o sus bases de datos. De hecho el tener los datos alojados en países fuera de la Unión Europea puede dar problemas, sobre todo si el país en el que se encuentran no es un “país puerto seguro” o la empresa que nos da servicio no está adherida a los principios internacionales Safe Harbor.

3.     “La Agencia de Protección de Datos sólo persigue a grandes empresas”.  Ojalá fuera así y sólo tuviéramos que preocuparnos cuando nuestro negocio sea todo un éxito, pero la realidad es algo diferente. Puede ser que  las sanciones más grandes hasta el momento hayan sido a grandes empresas, como lo fue con el caso de Google, a la que se impuso una multa de 900.000 € por infracciones graves, pero hoy en día los inspectores pueden estar analizando multitud de webs sin salir de su despacho, sin avisarte, pueden incluso estar mirando la tuya en este momento y hacerte llegar sus conclusiones cuando crean conveniente..  Cuanto antes nos pongamos al día mejor será para todos.

Es cierto que muchas webs no cumplen con toda la legalidad, muchas de ellas con gran nombre o incluso pertenecientes a administraciones públicas, pero el que no les haya pasado nada hasta ahora no significa que no estén expuestas a futuras amonestaciones, por lo que no debemos seguir su ejemplo y es mejor prevenir que curar. Si vamos conociendo el tema poco a poco al final no se hace tan cuesta arriba y entendemos que el fin último de todo esto es proteger la intimidad y los derechos de los ciudadanos, y al igual que nos gusta que se respeten los nuestros debemos reflejar nuestros principios en nuestros emprendimentos, por incipientes que sean.

De esta forma, podemos estar tranquilos de que estamos caminando sobre seguro por la senda hacia nuestros sueños.

Miriam Escacena

HTTP://WWW.COMUNICACIONCONBEBES.COM/