martes, 2 de octubre de 2012

Por qué quise que mis hijos estudiasen música





Como el titulo ya lo indica mis dos hijos estudian música. ¿Por qué?

En primer lugar porque les gustaba desde pequeños y se notaba que tenían cierta inclinación ya en los primeros años de vida. 

En segundo lugar porque en nuestra casa la música tiene un lugar extremadamente importante y casi forma parte de nuestro ser. Soy hija de un violinista profesional y de una gran aficionada que, encima, trabajó como secretaria en una institución musical. A mis cuatro abuelos les gustaba la música y un familiar de mi madre fue un conocido director de orquesta y compositor. Un bisabuelo de mi madre era tan fanático de la música de Wagner que iba todos los años al Festival de Ópera de Bayreuth. 
Por otro lado, mis suegros amaban la música de tal forma que escuchaban casi todos los días aquellos discos negros antiguos con zarzuelas y se las habían aprendido de memoria. Mi marido no estudió música aunque la adora desde pequeño, en realidad acabó una carrera que aparentemente no tenia nada que ver con ella, la de Ciencias Económicas, pero he aquí que terminó - después de algunos años trabajando en la Seguridad Social - trabajando de administrador y luego de gerente de varias orquestas profesionales combinando sus conocimientos de gestión y organización con los musicales y llegando a desarrollar una profesión que le apasionó siempre desde todos los puntos de vista. 

Estos fueron nuestros antecedentes y esta es la relación que tenemos en la familia con la música. 
A partir de allí la música siguió formando parte de nuestras vidas y pasó a acompañar el desarrollo de mis hijos también. 
Al año y medio de nacer mi segundo hijo se presentó una oportunidad y yo empecé a cantar en un coro de aficionados, actividad que me llevó a estudiar canto y conceptos básicos de teoría musical. 
Por otro lado, al poco tiempo, mis hijos empezaron con los típicos cursos infantiles de las escuelas de música, los llamados Música y Movimiento. A mi hija también le gustaba la danza con lo cual siguió cursos de ballet, estando en contacto doblemente con la música. 
Más tarde empezaron a estudiar flauta, piano, violín, harpa. 


La niña se quedó durante muchos años con la flauta y el piano y el niño con el piano y el violín. Ahora los dos siguen por el camino musical con el piano - él - y el canto - ella. No tienen presión alguna, no queremos que sean necesariamente músicos profesionales, para nosotros es más importante que ellos mismos descubran y desarrollen sus talentos, sus futuras herramientas para luego ejercer una profesión, la que ellos elijan. Pero sí que les alentamos a mejorar siempre y a seguir aprendiendo - video.

De nuevo, ¿por qué? 
Porque les gusta, porque tienen talento, porque disfrutan tocando y cantando.
Porque la música es el arte más abstracto de todos, es el único que puede despertar recuerdos profundamente escondidos en la memoria, es el arte que más conexión tiene con la matemática y la física a la vez que nos hace soñar, reír o llorar. 

Nietzsche decía que sin música la vida sería un error. Y Miguel de Cervantes afirmaba que "La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.
Hay estudios que confirman que la música desarrolla el pensamiento lógico y matemático y facilita el aprendizaje de la lecto-escritura. Ayuda a la socialización - de forma directa por venir en contacto con otras personas con intereses afines y de forma indirecta al ayudar al desarrollo psico-emocional del niño, sobre todo si no se pone presión sobre la manera de practicarla. 
La música puede ser una maravillosa y fiel compañera del alma y lo será para toda la vida, es la que ofrece este consuelo metafísico del que hablaba Nietzsche y qué duda cabe de que es la única que es capaz de transmitir lo innombrable y lo invisible, lo consciente y lo inconsciente, sentimientos y estados de ánimo hace tiempo olvidadas.

Desde mi punto de vista la música debería ser parte importante de la educación de un ser humano - por esto entiendo que todos deberíamos estar expuestos a la música de tal forma que entendiéramos sus bases y cómo tiene lugar -, evidentemente una exposición adecuada a los gustos y capacidades de cada uno y adaptada para que su asimilación sea de lo más placentera e interesante posible - como, en realidad, debería ocurrir con cualquier arte, disciplina, oficio que se desee aprender - ya que es este placer y el interés los que, en ciertos casos, podrán conducir a la disciplina y a la excelencia

Un dato curioso: la música está prácticamente ausente de la enseñanza oficial de lo que se consideran "contenidos básicos" de la educación de nuestros hijos. Pero como sin música no se puede vivir y es un elemento clave para nuestro desarrollo psico-emocional resulta que en el siglo XX apareció la musicoterapia, como para equilibrar esta ausencia; una terapia que funciona en la mayoría de los casos de forma espectacular y no sólo con seres humanos, sino con otros mamíferos también. 

Cualquier forma de estar en contacto con la música es válida, sobre todo si se escucha con consciencia o incluso si se practica. Hay muchas formas lúdicas de acercarse a la música y para mí es clave que los padres sean flexibles, que no se empeñen en un método u otro, sino que dejen probar a los niños, y que observen con cuál se sienten mejor, que no pongan presión sobre los niños, que tengan la paciencia y el deseo de que los niños DISFRUTEN con la música, sea del tipo que sea, tocando un instrumento, cantando en un coro, bailando o simplemente escuchando: no hay que olvidarse que somos diferentes en gustos y en maneras de apreciar y asimilar los conocimientos. 

Les dejo con las palabras de Platón sobre la música: 

"La música es una ley moral. Da alma al universo, alas a la mente, vuelo a la imaginación, encanto a la tristeza, alegría y vida a todas las cosas. Es la esencia del orden y conduce a todo lo que es bueno, justo y hermoso, y, aunque invisible, es la forma deslumbradora, apasionada y eterna de todo ello." Platón, La República
 

*¨*•♫♪ ♪♫•*¨*•.¸¸ 

En las fotos: Adina Rojas Oprean, Radu Rojas Oprean e Yvaín Calvo Caballero y Tristany Calvo Caballero tocando juntos - por cortesía de Azucena Caballero y Sorina Oprean

Algunos enlaces:

http://aurora7.wordpress.com/el-efecto-mozart/
http://www.todopapas.com/ninos/educacion/sentir-y-expresar-las-nuevas-clases-musicales-130
http://www.unperiodico.unal.edu.co/en/dper/article/pensamiento-con-sentimiento.html
Y aquí, en un fin de curso, mi hija y yo en un dueto de Mozart acompañadas por mi hijo al piano:

5 comentarios:

  1. Que gran verdad Sorina, la musica es fundamental para el ser humano. Hace poco hablaron de ello en Redes http://www.rtve.es/m/alacarta/videos/redes/redes-20-musica-emociones-neurociencia/1219053/?media=tve. Muchas personas dicen ser ineptas para la musica, seguramente porque no estuvieron en contacto con ella desde pequenos. Ah, da gusto ver a esos niños compartiendo "sonatas". Gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    te pongo aquí una duda, a ver si me la podéis resolver. Estoy intentando apuntarme al curso de lapbooking y a la hora de pagar me dice q esa cuenta de paypal está cerrada, ¿sabéis entonces como podría hacerlo?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Rebe, ya he solucionado lo del enlace. De todas formas, si te apuntas a la comunidad accederás al curso gratis ;-)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Pilar, yo no había visto el programa de Redes, lo vi sólo ahora, me pareció interesantísimo.

    ResponderEliminar